31 de mayo de 2011

La moda cuántica

Sello alemán en honor a Max Planck (1858-1947),
padre de la mecánica cuántica. Créditos: Physics
Related Stamps.
Recientemente he oído hablar de la homeopatía cuántica o del reiki cuántico. ¿Nos hemos vuelto locos? ¿Qué tiene que ver el reiki o la homeopatía con la Mecánica Cuántica? Sencillamente, nada; sólamente, que la palabra "cuántica" está de moda.

Mecánica Cuántica

Es una rama de la Física que se caracteriza, entre otras cosas, por su complejidad pero está perfectamente descrita a través de fórmulas empíricas. Muchos pseudocientíficos han optado por añadir la palabra "cuántica" a sus disciplinas para darles cierto carácter científico-esotérico.

Si al curandero que practica las terapias de sanación le va mal el negocio, siempre puede decir que ahora realiza la "terapia de sanación cuántica", que básicamente es lo mismo pero suena mejor. Si le preguntas sobre la relación de su terapia con la Física que apadrinó Max Planck, seguramente salga del paso con alguna extraña explicación que ni él mismo comprenda.

En la revista digital Cambio pude leer una entrevista a Fred Alan Wolf, un físico teórico, divulgador científico y autor de 11 libros que dice haber encontrado la relación entre la Física Cuántica y la Psicología para hallar la "fórmula de la felicidad".

El método científico

El periodista adelanta que la gente lo considera un maestro o un charlatán, sin término medio y éste le preguntó, entre otras cosas, si podría confirmar sus teorías siguiendo el método científico, a lo que respondió "no tengo más teorías que las que actualmente usa la física cuántica, simplemente explico estas ideas y las uso como una vía para entender el comportamiento humano." Esa respuesta me parece una evasiva. Pienso que si fuera un buen científico no tendría problema en admitir de forma explícita que usa el método científico, con lo cual, dudo que lo aplique y bajo mi punto de vista lo calificaría de pseudo-científico.

El físico Richard Feynman dijo una vez: "Si crees que comprendes la teoría cuántica, eso significa que no comprendes la teoría cuántica". Muchos esotéricos parece que sí que la comprenden realmente. Irónicamente, prefieren seguir con su pseudociencia cuántica a ganar un premio Nóbel. ¿Por qué será?

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

18 de mayo de 2011

El primer planeta... ¿habitable?

Comparación entre la Tierra y Gliese 581d (representación
artística). Créditos: www.esacademic.com
Hacía tiempo que no se hablaba de la estrella Gliese 581 y su séquito de exoplanetas. Desde que S. Vogt hablara del descubrimiento de Zarmina -posteriormente se desestimó su existencia- no habíamos vuelto a tener noticias. La actualidad se ha vuelto a centrar en uno de estos exoplanetas. Me ha alegrado saber que esta vez, y contra todo pronóstico, ha sido Gliese 581d, donde François Forget, del Institute Pierre Simon Laplace (París) lo califica en Science Daily como "el primer exoplaneta que puede ser habitable".

Características de Gliese 581d

Es el mayor y más alejado de los 4 exoplanetas de los que ahora mismo se tiene constancia que orbitan a Gliese 581. Además, se sabe casi con total certeza que está anclado por marea a su estrella, es decir, muestra siempre la misma cara a ella, teniendo pues una zona perpetuamente iluminada y otra sumida en la sombra.

Está situado a 0.25 unidades astronómicas de su estrella madre (la Tierra está a 1 unidad astronómica del Sol), pero la poca temperatura de la misma hace que reciba la tercera parte de la energía que recibe nuestro planeta, por lo que se trataría de un planeta demasiado frío para albergar vida tal y como la conocemos aquí.

Se pensaba que la atmósfera que pudiera tener el exoplaneta no provocaría un efecto invernadero lo suficientemente intenso como para descongelar la zona de perpetua nocturnidad, por lo tanto era inviable para albergar vida.

La nueva teoría

Un equipo liderado por Robin Wordsworth y el mencionado anteriormente François Forget, ha realizado una simulación donde se supuso una densa atmósfera de dióxido de carbono -algo posible en un exoplaneta de ese tamaño- que dio como resultado una redistribución eficiente del calor en todo el exoplaneta producto del efecto invernadero, provocando un aumento de la temperatura en la cara nocturna suficiente como para tener océanos, nubes y precipitaciones, algo fundamental para la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta. Todos los análisis serán publicados en Astrophysical Journal Letters.

Bajo mi punto de vista, si se confirma que la atmósfera de Gliese 581d es densa y está compuesta básicamente por dióxido de carbono, se habrá colocado una pieza más para completar el puzzle de la vida. Todavía es muy prematuro -y muy imprudente- hablar de seres vivos en este exoplaneta. Claro que sólo sabemos buscar vida tal y como la conocemos aquí, por lo que el Universo podría estar plagado de otras formas de vida que todavía no sabemos identificar.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

13 de mayo de 2011

Sobre el fin del mundo y otras pamplinas

Mapa del riesgo sísmico en nuestro planeta.
Créditos: IES Alonso Quijano (Alcalá de Henares)
Estos días se está produciendo una conjunción planetaria en nuestros cielos matutinos donde se pueden ver los planetas Júpiter, Venus, Mercurio y Marte.

Aunque estas alineaciones con tantos planetas sean poco frecuentes, están perfectamente explicadas por las matemáticas y la mecánica celeste y para nada representan las catástrofes y malos augurios de los que hablan algunos charlatanes.

Uno de ellos fue Raffaele Bendandi que profetizó que estos días un terremoto asolaría la ciudad de Roma. Otro, un maestro Wang, predijo que un movimiento sísmico de magnitud 14 en la escala de Richter provocaría un tsunami con olas de 170 metros que asolarían la ciudad de Taiwán. Según ellos, la suma de todas las fuerzas provocadas por la alineación de los planetas ejercerían un efecto de marea tal que sería capaz de desplazar las placas tectónicas y producir estos devastadores efectos. Para muchos de estos profetas, esta alineación marcaría el inicio del fin del mundo.

Un análisis objetivo

Aplicando las leyes que conocemos podemos calcular con extrema precisión la fuerza que ejercen todos los planetas en la conjunción, y es algo muy sencillo. Basta con aplicar la ley de la gravitación universal de Isaac Newton de la siguiente manera: si sabemos la masa del planeta y la distancia que nos separa de él, podemos calcular las fuerzas que ejercen sobre cada Kg de la materia terrestre, medidas en Newtons (N):

Mercurio: 0,000000001249 N
Venus: 0,000000006546 N
Marte: 0,0000000003557 N
Júpiter: 0,0000001650 N

La fuerza resultante tendría una magnitud de aproximadamente 0,0000001732 N sobre cada kilogramo de nuestro planeta, es decir, todos los planetas estirarían con una fuerza de marea equivalente a 1.7 miligramos sobre cada Kg de nuestro planeta. Algo inapreciable. Para contrastar, la fuerza gravitatoria que ejerce nuestra Luna sobre cada uno de nosotros es unas 200 veces mayor que la ejercida por todos estos planetas juntos.

Con datos en la mano, ni fin del mundo ni gaitas. Muchos de estos profetas han relacionado los terremotos de Lorca (Murcia, España) del pasado 11 de mayo con la conjunción planetaria. Recordemos que ha sido una catástrofe con víctimas mortales y las familias de los afectados ya tienen bastante con la situación como para que encima venga el profeta de turno relacionando los hechos. Ojalá y se acaben pronto esas teorías del fin del mundo apocalípticas, que, al fin y al cabo, sólo es palabrería. Centrémonos en lo que realmente importa.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

6 de mayo de 2011

Sobre las teorías descabelladas

Imagen artística del Gravity Probe B orbitando la Tierra
mientras ésta deforma el espacio-tiempo. Créditos: NASA
El Cantar de mio Cid narra las aventuras de Rodrigo Díaz de Vivar, el Cid Campeador. Una de las leyendas que menciona este cantar de gesta es que incluso después de muerto ganó una batalla. Y os preguntaréis, ¿y esto tiene que ver algo con la Ciencia? En cierto modo, sí. Después lo veremos.

Para establecer la relación de Rodrigo Díaz de Vivar, debemos de empezar a hablar del satélite Gravity Probe B (GP-B) desarrollado por la NASA y la universidad de Stanford; fue lanzado el 20 de abril de 2004 con el fin de medir el teorizado efecto geodético, la curvatura gravitatoria del espacio-tiempo alrededor de un cuerpo y el arrastre del espacio-tiempo cuando un objeto está en rotación.

Para ello el satélite GP-B apuntó a la estrella IM Pegasi mientras orbitaba nuestro planeta. Si la gravedad no afectase al espacio-tiempo, los giróscopos del GP-B apuntarían en la misma dirección mientras estuviese en órbita. ¿Qué ocurrió? Los giróscopos experimentaron cambios diminutos -pero medibles- en la dirección de giro debido al arrastre gravitatorio de la Tierra, confirmando así una de las teorías de Albert Einstein. Estos resultados pueden verse en la revista Physical Review Letters.

En una nota de prensa de la agencia espacial estadounidense, Francis Everitt, investigador principal del Gravity Probe B, utiliza un símil bastante visual para explicar el efecto de arrastre de la gravedad: "Imaginemos que la Tierra estuviese inmersa en miel. Conforme rota el planeta, la miel que hay a su alrededor giraría; lo mismo ocurre con el espacio-tiempo".

Y aquí está la relación entre el Cid Campeador y Einstein, ya que una vez fallecidos, siguen "venciendo batallas". En el caso del científico, se siguen demostrando sus teorías. Muchas veces he intentado imaginar qué se le pasaba por la cabeza a Einstein para desarrollar lo que muchos denominaron su "propio Universo". Lo que en principio parecían teorías descabelladas, poco a poco se están confirmando dándole la razón a este gran científico.

Esto ha pasado y pasará siempre en todos los campos. Recordemos que un tal Cristóbal Colón quiso viajar a las Indias partiendo hacia el Oeste: muchos lo trataron de loco porque la Tierra era plana...

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.