21 de diciembre de 2011

El ansiado tipo-Tierra

Representación artística de los exoplanetas Kepler 20e y
Kepler 20f en comparación con la Tierra y Venus.
Créditos: NASA/Ames/JPL-Caltech
Ayer, coincidiendo con el 15 aniversario del fallecimiento de Carl Sagan, se reveló un descubrimiento de la sonda espacial Kepler que marcó un hito dentro del campo de la exploración exoplanetaria: confirmaron la existencia no de uno, sino de dos exoplanetas tipo-Tierra orbitando alrededor de una estrella. Se trata de un sistema múltiple con 5 exoplanetas alrededor de la estrella denominada Kepler 20 situada a 950 años luz de nosotros.

Dentro de este sistema están los exoplanetas Kepler 20e y Kepler 20f, con un tamaño de 0.8 y 1.03 veces el de la Tierra, respectivamente. Pero a pesar de la similitud en tamaño con nuestro planeta, "son muy pocas las posibilidades de vida en cualquiera de estos planetas", dijo François Fressin, investigadora del Harvard Smithsonian Center for Astrophysics en la conferencia de prensa que ofreció NASA para informar sobre el descubrimiento.

Lasaña cósmica

En el sistema exoplanetario, los restantes 3 cuerpos son gigantes gaseosos tipo Neptuno. David Charbonneau, profesor de Astronomía en Harvard, explicó que "la arquitectura de este sistema solar es totalmente sorprendente" ya que se agrupan de una forma poco convencional: gaseoso-rocoso-gaseoso-rocoso-gaseoso según ha publicado NASA en la revista Nature.

Jack Lissauer del Ames Resarch Center de la NASA afirmó que "los datos de Kepler nos están mostrando que algunos sistemas planetarios tienen una disposición de planetas muy diferente a lo observado en nuestro Sistema Solar". No cabe duda que la sonda Kepler seguirá escudriñando en las estrellas para obtener más datos acerca de la morfología de otros sistemas solares.

Jugar al escondite 

"En el juego del escondite cósmico, la búsqueda de planetas con el tamaño justo y la temperatura adecuada es sólo cuestión de tiempo", dijo Natalie Batalha, directora adjunta del equipo científico de Kepler y profesora de Astronomía y Física en la San José State University. "Los descubrimientos más esperados de Kepler están aún por llegar", afirmó Batalha.

Todo hace indicar que el descubrimiento de un exoplaneta tipo-Tierra en la zona de habitabilidad de su estrella es cuestión de tiempo tal y como indica Natalie Batalha. Esperemos que 2012 nos traiga, entre otras cosas, ese ansiado exoplaneta. De momento, el tipo-Tierra ya lo tenemos.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

14 de diciembre de 2011

Higgs... ¿dónde estás?

Peter Higgs junto a las ecuaciones que predicen la existencia
del bosón que lleva su nombre. Créditos: Cuentos Cuánticos.
En 1964 Peter Higgs desarrolló unas ecuaciones que predecían la existencia de una nueva partícula indispensable para que la Física tal y como la conocemos funcione: permitiría a las partículas tener masa. Lleva su nombre en su honor: bosón de Higgs. De hecho los indicios de detección de esa partícula, apodada por Sheldon Lee Glashow y Leon Lederman "partícula Dios", están donde las ecuaciones de Higgs predecían.

Puestos en antecedentes, ayer el auditorio del CERN presentaba un aspecto de lleno absoluto para presenciar una rueda de prensa cuyo tema central fue que científicos del LHC en el CERN presentaron sus últimos resultados de los dos instrumentos que se encargan de encontrar la famosa partícula subatómica: ATLAS y CMS. En los resultados habían encontrado evidencias de dicha partícula.

Fabiola Gianotti y su equipo del ATLAS redujeron el intervalo de presencia del bosón dejándolo entre 116 y 130 GeV, pero lo más interesante es la anomalía observada a 126 GeV donde se observa la presencia del bosón con una confianza del 99.7%. En palabras de Gianotti "sería muy amable por parte del higgs que se esté escondiendo aquí", pero la anomalía "puede deberse a una fluctuación, aunque también puede ser debido a algo mucho más interesante", dijo.

El equipo del CMS, estableció su propio intervalo, situado entre 115 y 127 GeV, pero coincidieron con el equipo del ATLAS en la fluctuación a 124 GeV con una precisión similar a la de sus "rivales". Guido Tonelli, portavoz del equipo CMS, afirmó que "se trata de resultados muy interesantes, pero no rompedores".

Pero que esto no cause error: un 99.7% de probabilidades supone una evidencia, no un descubrimiento.

¿Cómo funcionan?

Estos detectores que intentan buscar rastros del bosón de Higgs diseccionan colisiones entre grupos de protones que viajan a casi la velocidad de la luz. Los choques hacen que los protones estallen haciendo aflorar sus componentes subatómicos, entre ellos estaría el preciado bosón.

El modelo estándar

El bosón de Higgs es la clave para que el modelo estándar explique el comportamiento de las partículas fundamentales y cómo éstas se unieron para formar desde los electrones hasta las moléculas más complejas tras el Big Bang. Para ello se necesita saber cuál es el origen de la masa y se piensa casi con total seguridad que el bosón de Higgs es el responsable de ello. Según Alberto Ruiz, físico español que trabaja en el LHC, asegura que "encontrarlo es el descubrimiento del siglo XXI (...) Es un Nobel cantado".

Tal vez tengamos que esperar un tiempo para hablar de la noticia del descubrimiento del bosón de Higgs, pero poco a poco se va cerrando el cerco. Apuesto por que antes de que termine 2012 se descubre esta partícula.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

12 de diciembre de 2011

Un Marte lleno de agua

Aspecto que pudo tener Marte en tiempos remotos cuando
parte de su superficie estaba cubierta de agua.
Créditos: JPL/NASA.
Eran muchas las evidencias que hacían pensar en un Marte lleno de agua líquida en superficie en un pasado remoto. A esta conclusión se llegó a raíz de encontrar lo que parecían surcos producidos por el paso de ríos. Pues bien, Opportunity ha dado un paso más para confirmarlo: en el cráter Endeavour el rover ha encontrado sedimentos depositados por estos ríos donde aparecen vetas de yeso. El descubrimiento fue presentado el pasado día 9 de diciembre en la conferencia de la American Geophysical Union en San Francisco.

El yeso -sulfato de calcio hidratado- puede existir en muchas formas dependiendo de la cantidad de agua ligada a la estructura cristalina. "Estas formaciones nos cuentan una historia sobre el agua que fluyó a través de las fracturas en rocas subterráneas", dijo Steve Squyres, investigador principal de Opportunity de la Cornell University. Según Squyres "estos hallazgos hacen que los gelólogos salten de sus sillas".

A lo largo del recorrido de Oppy en Meridiani planum, el rover ha encontrado más rocas compuestas de minerales de sulfato de magnesio, hierro y calcio, reafirmando así la presencia de agua miles de millones de años atrás.

De presiones y temperaturas

Por otro lado, un equipo liderado por Charley Lineweaver, de la Australian National University, comparó las condiciones de presión y temperatura en la Tierra con los de Marte para estimar qué proporción del planeta rojo pudo ser habitable para microorganismos similares a los de nuestro planeta.

"Lo que hicimos, simplemente, fue tomar casi toda la información que pudimos y preguntarnos: ¿estos datos son coherentes con la existencia de vida en Marte? Y la respuesta es sí. Hay grandes regiones de Marte que son compatibles con la vida terrestre", comentó Lineweaver a la
AFP. El astrobiólogo no estudió caso por caso cada una de las condiciones, sino que realizó una recopilación exhaustiva de décadas de datos sobre Marte y las analizó en conjunto.

Vida en el subsuelo

El estudio, publicado en Astrobiology, revela que el 1% del volumen de la Tierra -desde el núcleo hasta la atmósfera superior- fue ocupada por la vida. Si hablamos de Marte, este porcentaje se multiplica por tres pudiendo estar la mayor parte de la vida bajo tierra. Las bajas presiones en la superficie de Marte hacen que no exista el agua líquida en superficie, pero Lineweaver concluye que "las condiciones son buenas en el subsuelo, donde el peso del suelo ofrece la presión requerida".

Cada vez son más lo indicios que hacen ver un Marte húmedo en un pasado remoto. Y para la vida tal y como la conocemos en la Tierra, son condiciones idóneas, así que cada paso que se dé en esta dirección servirá también para reafirmar la sospecha de que Marte estuvo habitado en tiempos ancestrales.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

7 de diciembre de 2011

El 22

Comparación del sistema solar de Kepler 22b con el nuestro.
Créditos: NASA/Ames/JPL-Caltech
La semana pasada hablé en este blog de mundos habitables, y mira tú por donde... sorpresa! Ayer se anunció la confirmación del descubrimiento de Kepler 22b, un exoplaneta tipo súper-Tierra que orbita a su estrella en la zona de habitabilidad, es decir, a una distancia tal que el agua puede mantenerse en estado líquido. Y esto es algo básico para entender la vida tal y como la conocemos nosotros.

Según la Extrasolar Planet Encyclopaedia, el exoplaneta en cuestión está situado a unos 600 años luz de nosotros, tiene un radio de 2.38 veces el de la Tierra y tarda 290 días en completar una órbita prácticamente circular. Douglas Hudgins, investigador de la misión de la sonda espacial Kepler, afirmó en la rueda de prensa donde se anunció el descubrimiento que "es un importante hito en el camino para encontrar un planeta gemelo a la Tierra". También quiso destacar el papel de la NASA en este tipo de misiones cuyo objetivo es "responder a algunas de las preguntas más importantes acerca de nuestro lugar en el universo".

¿Un golpe de suerte?

Por otro lado, William Borucki, investigador del proyecto de la sonda espacial en el Ames Research Center de la NASA, bromea dandole protagonismo a la diosa Fortuna: "nos sonrió con la detección de este planeta". Pero esto tiene una explicación ya que "el primer tránsito (de Kepler 22b) fue capturado tan sólo tres días después de declarar Kepler listo para producir ciencia".

Finalmente, Natalie Batalha, científica de la San Jose State University confirma los buenos resultados de Kepler. Según ella, "el crecimiento en el número de candidatos en planetas tipo-Tierra confirma que nos estamos acercando al tipo de exoplanetas para los que Kepler fue diseñado".

Más de 2000 exoplanetas

Además, la sonda Kepler anunció la detección de otros 1094 candidatos a exoplaneta, por lo tanto ya son 2329 los encontrados por la sonda espacial, de los cuales28 de ellos ya han sido confirmados. Como se puede ver, es un trabajo lento, pero de vez en cuando nos ofrece alguna sorpresa como la confirmación de Kepler 22b como un planeta potencialmente habitable. Y no será la última.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.