1 de enero de 2011

¿Encontraremos vida fuera de la Tierra en 2011?

Telescopio espacial Kepler en la sala blanca
antes de ser lanzado. Créditos: Ball Aerospace
Seguramente la respuesta a la pregunta es: NO. Pero hay que ser optimistas...

La Ciencia para la búsqueda de vida está avanzando a pasos agigantados. En 2010 hubo al menos dos intentos en lo referido: el primero, el exoplaneta Gliese 581g situado en plena zona de habitabilidad de su estrella madre, aunque finalmente tuvo que ser retirado del catálogo porque los análisis posteriores por parte de otros equipos de investigadores no fueron clarividentes para demostrar su existencia; el segundo intento, todavía controvertido, fue el de la famosa bacteria GFAJ-1 que, presumiblemente, puede incorporar arsénico en lugar de fósforo en su ADN.

Pocas cosas se consiguen a la primera de cambio, pero alguien tenía que hacer algo fundamental: dar el primer paso. Exoplanetas en zonas habitables de sus estrellas madres, seres vivos que puedan incorporar otros elementos en su ADN o cualquier otro descubrimiento relevante o innovador abre muchas puertas en las investigaciones, sobre todo a la hora de encontrar vida distinta a la que conocemos en la Tierra. Pero hay que ir con cuidado, ya que muchas veces, las ganas de publicar hace que las investigaciones se lleven a cabo demasiado rápido y no sean todo lo válidas que deberían.

En febrero, se cree que el satélite espacial Kepler hará públicos los candidatos a exoplaneta que lleva detectados hasta ese momento que, en junio de 2010 ya eran más de 700 y de todos ellos, 400 se piensa que serán confirmados como tal. Los más interesantes serán los tipo Tierra, y entre esos 400, alguno habrá...

Aunque en 2011 no se encuentre vida fuera de la Tierra, no hay que desesperarse, ya que si descubren una bacteria del estilo de GFAJ-1 que haya intercambiado algunos elementos por otros en su ADN, podríamos estar en condiciones de buscar vida distinta a la que conocemos en la Tierra. Seguramente esta forma de vida se encuentre cómoda en unas condiciones hostiles para el resto de los seres vivos de nuestro planeta y, puestos a especular, ¿quién sabe si esas condiciones hostiles se darán en un exoplaneta detectado por Kepler? El tiempo lo dirá.

Una pequeña aclaración es que cuando nos referimos a búsqueda de vida, estamos hablando de "aburridas bacterias" sin tecnología puntera e incapaces de viajar de un planeta a otro a velocidades relativistas. Para buscar vida inteligente, primero habría que apuntar los telescopios a nuestro propio planeta...

---
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario