11 de enero de 2011

Tipos Tierra y extraterrestres

Representación artística de Kepler-10b. Créditos: NASA
Ayer terminé el día con el aviso del descubrimiento del primer exoplaneta tipo Tierra detectado por el telescopio espacial Kepler. Tiene el nombre de Kepler 10-b y es un cuerpo planetario de 4.45 masas terrestres cuyo radio es 1.4 veces el de nuestro planeta y está situado a 560 años luz de nosotros. Este descubrimiento fue anunciado en la 217 American Astronomical Society Meeting, en Seattle.

Según Douglas Hidgins, científico de la NASA que ha participado en el hallazgo, "el descubrimiento de Kepler 10-b es un hito en la búsqueda de planetas hermanos de la Tierra". No estoy del todo de acuerdo con él, ya que es hermano en tamaño -más bien hermano mayor- pero no en distancia a su estrella madre ya que está tremendamente próximo a ella, unas 20 veces más cerca de lo que está Mercurio de nuestro Sol, así que más que hermano, yo lo llamaría "primo". No obstante, considero que este descubrimiento representa un punto importante en la detección de los exoplanetas tipo Tierra, ya que parece que por fin se abre la veda en el hallazgo de estos cuerpos exoplanetarios.

Debido a la distancia con su estrella madre, el exoplaneta se halla fuera de lo que nosotros conocemos como zona de habitabilidad, pero ésto lo único que nos aporta es que en este planeta no hay agua en estado líquido debido a su elevada temperatura, con lo cual no hay vida tal y como la conocemos en nuestro planeta.

Siguiendo con el tema de vida fuera de la Tierra, la revista Philosophical Transactions, publicada por la Royal Society, pone el grito en el cielo, y nunca mejor dicho, advirtiendo que la ONU debería preparar un plan de actuación ante un posible contacto con una civilización extraterrestre, ya que cabe la posibilidad de que sea un "encuentro hostil".

Simon Conway Morris, de la Universidad de Cambridge, sentenció con una frase peliculera y cargada de amarillismo diciendo que "debemos estar preparados para lo peor", y además, Morris se aventura a decir que estos seres -como si ya tuviese evidencias de ellos- "serán muy parecidos a nosotros".

El descubrimiento de Kepler 10-b es un gran hallazgo, espero que en febrero se hagan públicos nuevas confirmaciones halladas por el telescopio espacial Kepler. En lo respectivo a lo publicado por Philosophical Transactions, textos como estos hacen que pierda prestigio la Royal Society británica ya que una Sociedad de este calibre no debe entrar en temáticas enfocadas hacia el amarillismo, el sensacionalismo y las ganas de llamar la atención con datos que ni siquiera existen.

---
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

3 comentarios:

  1. Es curioso, pero a medida que aparentamos estar más cerca de descubrir planetas más similares al nuestro aumentan el número de voces "advirtiendo" de que de ser posible un "vis a vis" alienígena éste no sería muy agradable...

    ResponderEliminar
  2. Con un poco de suerte y, en el hipotético caso de ser visitados en un futuro por una civilización extraterrestre, éstos deberían haber superado la "adolescencia tecnológica" en la que estamos sumidos y habrían sobrevivido a su propia tecnología. En ese caso cabría pensar que estos seres son inteligentes en el sentido estricto de la palabra, no como nosotros que nos hemos autodenominado así. Teniendo estas hipótesis como válidas, un encuentro hostil quedaría descartado. A los que piensan en un encuentro violento bien se les podría aplicar el refrán "cree el ladrón..."

    ResponderEliminar
  3. Me parece vergonzosa la manera de tratar el tema como si se tratase de una película.
    En caso de existir tales seres, serían realmente inteligentes, me explico, dejando a un lado el altísimo nivel tecnológico del cuál podrían disponer o sus supuestas intenciones, segura estoy de que no tendrían los gravísimos problemas que tienen los humanos ni serían tan estúpidos como para destrozar su hábitat o autodestruirse.

    ResponderEliminar