27 de octubre de 2011

El disco de Nebra

Aspecto real del disco de Nebra. Créditos: Dbachmann
Tal vez muy pocos de vosotros habréis oído hablar del disco celeste de Nebra. Ciertamente se le ha dado poca relevancia a este descubrimiento realizado por casualidad, como casi todos, ya que se trata de la representación celeste más antigua de la que se tiene constancia.

El hallazgo apareció en el bosque de Ziegelroda, cerca de Nebra (Alemania). El disco en concreto data del siglo XVII aC y tiene un diámetro de 30 cm. con una masa aproximada de 2 kg. Junto a él, también aparecieron varias herramientas bélicas.

Calendario solsticial y equinoccial

Debido a la orientación en la que se encontró parece que se usaba a modo de calendario, para predecir los solsticios y los equinoccios y, por ende, calendarios de siembra y recogida de cereales. Ésto lo marcaban dos bandas doradas que hay a la derecha e izquierda del disco en la imagen adjunta, siendo los extremos de esas bandas los que marcaban las salidas y puestas de Sol en los días solsticiales.

También se aprecian dos lunas, una llena y otra en fase creciente. Además del conjunto de estrellas que en él se representan, hay un conjunto de estrellas más denso que podría identificarse con las Pléyades.

Por último, un arco interior en el disco parece representar la barca solar, una barca mitológica que trasladaría al Sol por el cielo.

¿Precisión o casualidad?

Independientemente de la precisión que ofrezca el disco, lo más destacable de este hallazgo es tener constancia de que hace 38 siglos el hombre ya tenía curiosidad por los movimientos celestes, no sólo por observarlos, sino por plasmarlos en lo que evolutivamente más tarde se convertiría en el calendario. Como se suele decir, el hombre es curioso por naturaleza; y en el siglo XVII aC, también.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

1 comentario:

  1. Seguro que tuvo que ser muchísimo antes... aunque eso no le quita un ápice de interés al disco , - )

    ResponderEliminar