21 de febrero de 2012

ExoMars: mirando a Rusia

Representación artística de la misión ExoMars.
Créditos: ESA
Parece que ExoMars ha sufrido un nuevo varapalo tras el abandono de la NASA, quedando la misión sin una de sus partes fundamentales. Una "decisión difícil" según Charles Bolden, administrador de la Agencia Espacial Estadounidense.

ExoMars tiene dos fases: una de ellas es un orbitador, prevista para 2016; la otra, son dos vehículos todoterreno -uno europeo y otro estadounidense- prevista para 2018. La mayor aportación de la NASA iban a ser los módulos de descenso de los dos vehículos.

El objetivo de la misión ExoMars será el de buscar señales de vida -pasadas o presentes- en el planeta rojo, así como hacer pruebas para conseguir una misión de ida y vuelta a Marte.

España también participa en esta misión con un presupuesto de unos 60 millones de euros y con instrumental de espectroscopía Raman desarrollado en la Unidad Asociada al Centro de Astrobiología (CSIC-INTA) situada en el Parque Tecnológico de Boecillo (Valladolid), donde Fernando Rull es el coordinador general del instrumento y Jesús Martínez Frías el investigador principal del proyecto sobre ciencia asociada.

El motivo del abandono

El principal motivo del abandono de la parte estadounidense viene dado por un cambio de prioridades donde se han visto afectados los programas de ciencias planetarias sufriendo un recorte del 20%.

Este cambio de estrategia ha favorecido principalmente a proyectos de nuevas tecnologías, al nuevo cohete de gran carga y al sustituto del Hubble: el James Webb Space Telescope, cuyos costes se han visto incrementados en los últimos meses.

La NASA ha reafirmado su postura de no abandono del planeta rojo, tan sólo es una reorientación de la exploración planetaria a misiones más baratas y eficaces.

La alianza rusa

Ante la negativa estadounidense, la Agencia Espacial Europea ha puesto la mirada en Roscosmos para suplir el hueco que ha dejado la NASA. Esto podría servir para que la Agencia Espacial Rusa se quite la espina que tiene clavada con Marte, recientemente vuelta a sacar a la luz con el gran fracaso de la sonda Phobos-Grunt.

Esperemos que la misión siga adelante ya que se han invertido muchas horas de trabajo, mucha esperanza y mucha ilusión. Además, se hará algo que nunca se ha hecho en Marte: perforar el subsuelo.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

1 comentario:

  1. La verdad es que es la peor noticia, a causa del recorte presupuestario, Nasa no tendrá más remedio que retirarse de la misión ExoMars 2016 y ExoMars-C (ExoMars 2018) de la ESA. No me imagino a la Esa y Roscosmos sacando adelante el proyecto sin la participación de la agencia americana.

    ResponderEliminar