26 de junio de 2014

Feliz MarciAño, Curiosity

Ya tocaba hablar del Curiosity, y en esta ocasión es algo especial ya que el rover está de cumpleaños: ya ha completado su primer año marciano, 687 días terrestres. En ese año ya ha conseguido su principal objetivo, que no era otro que el de determinar si en Marte hubo condicines ambientales favorables para la vida microbiana.

Una de las primeras conclusiones a las que se llegaron gracias a los datos aportados por el rover fue el hallazgo de un antiguo cauce de río cercano a la zona de aterrizaje, conocida como Yellowknife Bay.

Histórico "Sí"

Curiosity ya ha logrado responder a la pregunta de si el cráter marciano Gale fue habitable en algún momento de su historia y tuvo condiciones como para albergar formas de vida simples. La respuesta: un histórico "Sí".

Esta respuesta no está dada al azar, sino que está reforzada por los datos que se obtuvieron tras usar los taladros del rover y analizar el polvo extraido del interior del planeta en Yellowknife Bay. Los análisis revelaron que el sitio fue el lecho de un lago de agua dulce.


Mosaico de imágenes obtenida por el instrumento Mastcam a bordo del Curiosity. Se pueden apreciar las formaciones geológicas en Yellowknife Bay y los lugares donde el rover ha perforado su suelo. Estos análisis sugirieron que esta zona en un pasado lejano fue el luecho de un lago de agua dulce. Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS. 

El agua dulce unida a los indicios hallados de producción de energía química, la misma que es utilizada actualmente por algunos microbios en la Tierra, aportaron los ingredientes básicos para la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta.


No sólo eso

Además de lo mencionado, Curiosity ha realizado otros importantes hallazgos. Destacan estos:

- Evaluación de los niveles naturales de radiación, tanto durante el vuelo hacia Marte como en la superficie del planeta, proporcionando unas pautas para el diseño de la protección necesaria para las futuras misiones humanas al planeta rojo.

- Mediciones de la atmósfera marciana indicando que una gran parte de la atmósfera primitiva desapareció por procesos que favorecen la pérdida de átomos ligeros.

- Determinación de la edad de una roca en Marte, así como la duración de la exposición a una radiación dañina, pudiendo así calcular cuándo fluyó el agua y de ese modo evaluar tasas de degradación de compuestos orgánicos.

El paso por Windjana

Curiosity hizo un alto en el camino esta primavera para perforar y recoger muestras de un sitio donde abunda la arenisca. Este lugar ha sido bautizado como Windjana.

"Windjana tiene más cantidad de magnetita que otras muestras analizadas anteriormente", afirma David Blake, investigador principal del instrumento CheMin a bordo del Curiosity.

Restos del taladro que realizó el Curiosity el pasado 29 de abril como parte de la evaluación de Windjana. Esta imagen de Marte fue tomada por el instrumento MAHLI. El agujero mide 16 mm de diámetro y 20 mm de profundidad. Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS. 

"La pregunta clave es si esta magnetita es un componente del basalto original o es el resultado de procesos posteriores. La respuesta es importante para nuestra comprensión de la habitabilidad y la naturaleza del ambiente primitivo de Marte.", añade Blake.

Los primeros indicios apuntan a que la roca contiene una mezcla más diversa de minerales de arcilla que la encontrada en otras rocas previamente perforadas por el Curiosity.

Windjana también contiene una cantidad sorprendentemente alta de ortoclasa, un feldespato rico en potasio que es uno de los minerales más abundantes en la corteza de la Tierra y que nunca antes había sido detectado en Marte.

Este hallazgo parece indicar que algunas rocas situadas en los bordes del cráter Gale, de donde se cree que proceden las areniscas de Windjana, podrían haber experimentado un proceso geológico complejo, como por ejemplo múltiples episodios de fusión.

Imagen del instrumento MAHLI a bordo del Curiosity mostrando el entorno de Windjana y las perforaciones.  y su entorno inmediato después de la inspección del lugar por el rover. La imagen fue tomada el pasado 12 de mayo. Créditos: NASA / JPL-Caltech / MSSS.

"Es demasiado pronto para sacar conclusiones, pero esperamos que los resultados sirvan para conectar lo aprendido en Yellowknife Bay con lo que aprenderemos en Mount Sharp", dice John Grotzinger, científico del proyecto Mars Science Laboratory.

"Windjana también está dentro de un área donde fluía un río. Hay signos de una historia compleja de interacciones entre el agua y la roca", añade Grotzinger.

Lo último

Curiosity partió de Windjana a mediados de mayo y en estos momentos está avanzando hacia el Oeste. Desde entonces ha recorrido 1,5 kilómetros en 23 días y su cuentakilómetros particular ya marca 7,9 kilómetros.

Antes de que Curiosity aterrizara, los científicos planificaron una serie de tareas en Mount Sharp donde analizando los estratos determinaría si el ambiente antiguo fue favorable para la vida, pero, como se ha mencionado más arriba, encontraron la respuesta mucho más cerca.

Así pues los planes de Curiosity para con Mount Sharp han cambiado. El rover no sólo buscará más pruebas de habitabilidad, sino también cómo evolucionaron los ambientes y qué condiciones favorables de conservación existen para valorar una posible existencia pasada de vida.

La nueva ruta

A finales de 2013, Curiosity sufrió daños en una de sus ruedas, lo que provocó un aminoraminento de su marcha. Debido a ello se han reajustado rutas y métodos de conducción para minimizar los daños. La nueva ruta de acceso a Mount Sharp será a través de una brecha situada al norte de la montaña, situada a unos 3,9 kilómetros de su posición actual.


Progreso del Curiosity en su ruta hacia Mount Sharp. En rojo se muestra la ruta desde el lugar de aterrizaje -Bradbury Landing- hasta el día de su aniversario marciano. En blanco se muestra la ruta planeada para acceder a Mount Sharp. La imagen del terreno ha sido obtenida por la cámara HiRISE a bordo de la sonda MRO. Créditos: NASA / JPL-Caltech / Univ. de Arizona / USGS.

Esta nueva ruta discurrirá tanto por suelo rocoso como arenoso. La sonda MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) de la NASA proporcionó la información necesaria para planificar este nuevo camino de acceso a Mount Sharp, siendo un camino más largo pero más seguro.

El equipo tendrá que adaptarse continuamente a las amenazas que vaya ofreciendo el terreno para conservar al máximo las ruedas del rover, a pesar de que los científicos e ingenieros del rover no cree que el estado de las ruedas sea un factor determinante en la duración de la vida útil del Curiosity.

"Cuando exploras otro planeta, espera sorpresas. Las rocas agudas incrustadas fueron una mala sorpresa, pero Yellowknife Bay, fue buena", dijo Jim Erickson, director del proyecto Curiosity.

Así que solo queda decir: "buen viaje y buena suerte".
JPL gestiona el proyecto Mars Science Laboratory  para el Science Mission Directorate de la NASA en Washington.

Referencias:

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario