6 de agosto de 2014

Rosetta ya está en órbita


Tras 10 años de viaje y 6.400 millones de Km de viaje en el Sistema Solar, la sonda Rosetta (ESA) ha realizado con éxito las maniobras de inserción orbital en torno al cometa 67P/Churyumov-Gerasimenko. Esta maniobra le permitirá observar cómo los cometas despliegan su coma y generan las colas que las hacen característicos.

Como ya os contaba en el post “La maniobra de Rosetta”, la maniobra constituye un hito en sí mismo en cuanto a exploración espacial, pero tan sólo es el primer paso para una maniobra final: la liberación del módulo Philae que se posará en el núcleo del 67P/Churyumov-Gerasimenko, anclándose a él para analizarlo.

Imagen 1: Con una resolución espacial de 5,5 metros por píxel, las imágenes más recientes de la superficie 67P muestran con un detalle único una superficie extremadamente compleja, con multitud de estructuras con bordes afilados, precipicios y otras regiones que parecen lisas. Los científicos creen que la actividad del cometa desarrollada en su anteriores pasos por el Sistema Solar interno ha formado estos extraños paisajes. Créditos: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.

Luisa María Lara, investigadora del IAA-CSIC (Instituto de Astrofísica de Andalucía) trabajó en la cámara OSIRIS a bordo de Rosetta. "Pensar que uno estuvo trabajando con algo, que lo tuvo entre sus manos, y que ha llegado a la órbita de Júpiter, ha despertado tras más de treinta meses de la hibernación y está acompañando a un cometa en su órbita hacia el Sol es verdaderamente gratificante", afirma Lara.

Gracias a Rosetta tendremos información de primera mano sobre características de un cometa que desde la Tierra nos resultarían inalcanzables. "Los cometas pueden ayudarnos a responder preguntas fundamentales sobre la formación del Sistema Solar, la procedencia del agua terrestre e incluso sobre el aporte de moléculas prebióticas a nuestro planeta” destaca Lara.

Pero es tanto lo que nos queda por aprender de los cometas, que la práctica totalidad de los datos que nos aporte serán novedades que nos ayudarán a conocer mejor a estos fósiles del Sistema Solar. “Debíamos despejar muchas incógnitas sobre, por ejemplo, la densidad, composición o estructura interna de estos objetos, y solo podíamos hacerlo visitando uno", añade Lara.

Una de las más grandes incógnitas que rodea a los cometas es el mecanismo que utilizan para convertir su núcleo en esas grandes cabelleras que llegan a medir millones de Km, cuando el núcleo del cometa no suele sobrepasar los 15 ó 20 Km.

El mecanismo de inserción

Para aproximarse al cometa ha debido de dar una vuelta muy grande: cinco vueltas en torno al Sol, tres maniobras de asistencia gravitatoria con la Tierra y maniobra de asistencia gravitatoria con Marte. Todo ello para ganar velocidad y alcanzar una órbita similar al cometa 67P. En total, 10 años y 6.400 millones de Km. Echando cuentas, un viaje cuya velocidad media ha sido de 73.000 Km/h. Casi nada.

Para la inserción orbital, Rosetta ha tenido que igualar la velocidad del cometa, que era aproximadamente de 55.000 Km/h para después dibujar tres arcos a una distancia de unos 100 Km del cometa y otros tres a unos 50 Km para finalmente, situar la nave a 30 Km del cometa donde su tirón gravitatorio ha podido mantener a Rosetta en órbita.

La morfología del cometa

En cuanto a la morfología del cometa, también ha habido sorpresas, ya que lo esperado era que su forma fuera similar a la de un balón de rugby. Desde que OSIRIS tomó imágenes el pasado 14 de julio cuando estaba situado a 12.000 Km del cometa, mostraron un aspecto nunca visto en un cometa donde se aprecian dos zonas claramente diferenciadas. Dependiendo de la orientación, algunos dicen que parece "un patito de goma" (yo no lo veo tan claro).

Imagen 2: Aspecto del cometa en el que, con un poco (bastante) de imaginación, se parecería a un patito de goma. Créditos: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.

Con Rosetta ya en órbita y el posterior anclaje de Philae, los científicos esperan determinar las propiedades físicas y mineralógicas del cometa que ayudarán a discernir si la forma del cometa es casual debida a la erosión o se debe a una composición de dos cuerpos que quedaron unidos.

Así que abrid bien los ojos, porque en los días sucesivos veremos fotos de un cometa con un nivel de detalle que no nos dejará indiferentes. Como esta:

Imagen 3: Una de las primeras imágenes del cometa tras el acople orbital de Rosetta. Créditos: ESA/Rosetta/MPS for OSIRIS Team MPS/UPD/LAM/IAA/SSO/INTA/UPM/DASP/IDA.
Rosetta es una misión de la Agencia Espacial Europea (ESA) con participación de sus países miembros y de la NASA.

La misión Rosetta se gestó en los años ochenta del siglo pasado. Se aprobó por la ESA en 1993. El 2 de marzo de 2004 despegó desde el Puerto Espacial Europeo en Kourou (Guayana Francesa).

España ha tomado parte en el desarrollo de la misión Rosetta. El Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) participa en dos de los once instrumentos que forman la dotación científica de la nave: OSIRIS y GIADA. También participan el INTA (Instituto Nacional de Técnica Aeroespacial) y la Universidad Politécnica de Madrid.
Nota de prensa:
- Rosetta 

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario