18 de mayo de 2011

El primer planeta... ¿habitable?

Comparación entre la Tierra y Gliese 581d (representación
artística). Créditos: www.esacademic.com
Hacía tiempo que no se hablaba de la estrella Gliese 581 y su séquito de exoplanetas. Desde que S. Vogt hablara del descubrimiento de Zarmina -posteriormente se desestimó su existencia- no habíamos vuelto a tener noticias. La actualidad se ha vuelto a centrar en uno de estos exoplanetas. Me ha alegrado saber que esta vez, y contra todo pronóstico, ha sido Gliese 581d, donde François Forget, del Institute Pierre Simon Laplace (París) lo califica en Science Daily como "el primer exoplaneta que puede ser habitable".

Características de Gliese 581d

Es el mayor y más alejado de los 4 exoplanetas de los que ahora mismo se tiene constancia que orbitan a Gliese 581. Además, se sabe casi con total certeza que está anclado por marea a su estrella, es decir, muestra siempre la misma cara a ella, teniendo pues una zona perpetuamente iluminada y otra sumida en la sombra.

Está situado a 0.25 unidades astronómicas de su estrella madre (la Tierra está a 1 unidad astronómica del Sol), pero la poca temperatura de la misma hace que reciba la tercera parte de la energía que recibe nuestro planeta, por lo que se trataría de un planeta demasiado frío para albergar vida tal y como la conocemos aquí.

Se pensaba que la atmósfera que pudiera tener el exoplaneta no provocaría un efecto invernadero lo suficientemente intenso como para descongelar la zona de perpetua nocturnidad, por lo tanto era inviable para albergar vida.

La nueva teoría

Un equipo liderado por Robin Wordsworth y el mencionado anteriormente François Forget, ha realizado una simulación donde se supuso una densa atmósfera de dióxido de carbono -algo posible en un exoplaneta de ese tamaño- que dio como resultado una redistribución eficiente del calor en todo el exoplaneta producto del efecto invernadero, provocando un aumento de la temperatura en la cara nocturna suficiente como para tener océanos, nubes y precipitaciones, algo fundamental para la vida tal y como la conocemos en nuestro planeta. Todos los análisis serán publicados en Astrophysical Journal Letters.

Bajo mi punto de vista, si se confirma que la atmósfera de Gliese 581d es densa y está compuesta básicamente por dióxido de carbono, se habrá colocado una pieza más para completar el puzzle de la vida. Todavía es muy prematuro -y muy imprudente- hablar de seres vivos en este exoplaneta. Claro que sólo sabemos buscar vida tal y como la conocemos aquí, por lo que el Universo podría estar plagado de otras formas de vida que todavía no sabemos identificar.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario