4 de marzo de 2014

Las galaxias también babean

Siempre nos gustan las imágenes del Telescopio Espacial Hubble (NASA/ESA) por su composición, belleza y marco científico para explicar la formación de los más fascinantes objetos astronómicos. En esta ocasión el Hubble nos muestra la delicada y hermosa galaxia espiral ESO 137-001, situada en la constelación del Triángulo Austral. Pero esta vez... la galaxia tiene un secreto: la imagen no sólo capta la galaxia sobre un fondo estrellado, sino también unos intensos rayos azules fluyendo hacia el exterior de la misma captados tanto en el espectro visible como en el ultravioleta.

Estos rayos son en realidad producto de estrellas jóvenes y calientes encajonadas en grandes concentraciones de gas que está siendo arrancado de la galaxia. Una vez que se sabe qué es, el saber cómo se produce es relativamente sencillo: es un proceso conocido como Ram Pressure Stripping, es decir, una fuerza de arrastre provocada por un objeto que se desplaza en el interior de un fluido, que en este caso, es un gas sobrecalentado.

Imagen del Hubble que muestra la galaxia espiral ESO 137-001. La imagen no sólo captura la galaxia y su telón de fondo, sino también unos intensos rayos azules que fluyen hacia el exterior de la galaxia brillando con luz ultravioleta. Son el producto del Ram Pressure Stripping. Créditos: NASA, ESA. Agradecimientos: Ming Sun (UAH), y Serge Meunier.

Este proceso, para hacerlo más visual, es similar a imaginar un coche circulando velozmente por una autopista. Cuando el pasajero saca la cabeza por la ventana, el fluido (en este caso el aire del entorno) produce una fuerza sobre la cabeza del pasajero. También puede explicarse con el símil de caminar en una piscina, donde el agua ejerce de fluido.

Arrastre de estrellas

La imagen también muestra otros signos de este proceso, como la apariencia curvada del disco de gas y polvo, resultado de las fuerzas ejercicas por el gas calentado. El arrastre del cúmulo de estrellas jóvenes es lo bastante fuerte como para doblar la galaxia ESO 137-001, pero en este "tira y afloja" cósmico, la atracción gravitatoria de la galaxia es lo suficientemente fuerte como para mantener la mayor parte de la nube, aunque algunas trazas de color marron formadas por polvo, son visibles en el espectro visible humano. Estudiando el Ram Pressure Stripping de ESO-137-001, los astrónomos están comprendiendo mejor los mecanismos que impulsan la evolución de galaxias.

La galaxia ESO 137-001 forma parte del Cúmulo Galáctico Norma, cerca del centro del Gran Atractor, una región del espacio llamada así por ser muy masiva cuya fuerza gravitatoria es tan fuerte que otros cúmulos galácticos se están viendo atraidos hacia este punto. Esta región se sitúa a unos 200 millones de años luz de nuestra galaxia, y tanto nuestra galaxia como nuestro Grupo Local, se está viendo atraído lentamente hacia eta región. El Hubble también fotografió al vecinos de esta galaxia: ESO 137-002, la cual también tiene una cola caliente de gas que se extiende al espacio exterior.

Imagen de la galaxia ESO 137-001 combinando imágenes del telescopio espacial Hubble con datos obtenidos con el Chandra X-ray Observatory (NASA). Créditos: NASA, ESA, CXC.

A pesar de que la galaxia ESO 137-001 está relativamente cerca de nosotros galácticamente hablando, no es fácil observar el cúmulo de la Norma, ya que, observado desde la Tierra, este grupo galáctico se encuentra cerca del plano de la Vía Láctea y está oculto por una espesa niebla de polvo cósmico. Pero el Hubble está equipado para sortear este obstáculo con la ayuda de los nuevos datos de su cámara WFC3 (Wide Field Camera 3).

Al igual que con la mayoría de las imágenes del Hubble, esto no es sólo una imagen bonita, sino que nos dice mucho acerca de las duras condiciones que habitan en el centro de un cúmulo de galaxias. Serge Meunier ha presentado una versión de esta imagen al concurso de procesamiento de imágenes Hubble's Hidden Treasures.
Los datos para componer esta imagen proceden del proyecto HST 12377 cuyo investigador principal es Ming Sun.

Agradecimientos:
Ming Sun, Serge Meunier.

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario