11 de marzo de 2014

WISE y sus 3000 nuevas estrellas

Todavía quedan estrellas cercanas por descubrir. O eso al menos es lo que nos dicen los últimos análisis de los datos aportados por la sonda WISE (Wide-field Infrared Survey Explorer) de la NASA. Y es que en un sondeo de WISE, cuyo objetivo eran cuerpos ajenos a nuestro Sistema Solar, se han encontrado ni más ni menos que 3.525 estrellas y enanas marrones en 500 años luz a la redonda del Sol.

Representación artística de la sonda WISE. Créditos: NASA/JPL-Caltech.

"Sistemas de estrellas vecinos que antes no podíamos ver, ahora han salido a relucir gracias a los datos de WISE", dijo Ned Wright, de la UCLA (Los Angeles, Estados Unidos), investigador principal de la misión.

WISE que funcionó desde 2010 hasta principios de 2011, tuvo tiempo de llevar a cabo dos sondeos completos del cielo. Tras analizar los resultados, se encontraron casi 750 millones de asteroides, estrellas y galaxias.  Una vez que WISE completó su misión principal, fue puesta en hibernación.

NEOWISE: La reaparición

En septiembre de 2013 fue reactivada y rebautizada como NEOWISE. Se le asignó una nueva misión para ayudar a la NASA en la tarea de identificación de la población de objetos cercanos a la Tierra potencialmente peligrosos. NEOWISE también está caracterizando tanto asteroides como cometas conocidos previamente para comprender mejor sus tamaños y composiciones. En noviembre de 2013, la NASA dio a conocer datos del programa AllWISE, que ahora permite a los astrónomos comparar los dos sondeos en busca de objetos en movimiento.

 
Estrella cercana que destaca en rojo en una imagen del Second Generation Digitized Sky Survey. La estrella llamada WISEA J204027.30 695924.1 fue descubierta con datos de WISE. Se trata de una estrella sub-enana tipo L y los filtros usados fueron el azul (banda B - 4500 Angstroms), verde (banda R - 6600 Angstroms) y rojo (banda I - 8000 Angstroms). Créditos: DSS/NASA/JPL-Caltech.

"Estamos encontrando objetos que habían pasado por alto anteriormente", dijo Davy Kirkpatrick, autor principal del sondeo e investigador en el Infrared and Processing Analysis Center de la NASA en el California Institute of Technology (Pasadena, Estados Unidos). Destacar que algunos de estos 3.525 objetos también fueron encontrados en el estudio de Luhmann, que catalogó 762 objetos.

En general, cuando la diferencia de posición de un objeto de WISE es mayor en la comparativa de los dos catálogos, indica que más cerca se encuentra de nosotros, del mismo modo que los aviones parece que van más rápido cuando más bajo vuelan.

Las búsquedas de estos objetos en movimiento están descubriendo algunas de las estrellas más cercanas. Entre estos descubrimientos se encuentran una estrella situada a unos 20 años luz de distancia en la constelación de la Norma, y dos enanas marrones a tan sólo 6.5 años luz de distancia, lo que significa el objeto ajeno al Sistema Solar más cercano descubierno en casi un siglo.

El tercer sistema estelar más cercano al Sol, llamado WISE J104915.57-531906 se encuentra en el centro de la imagen más grande, tomada por WISE. Parecía ser un único objeto, pero una imagen más nítida tomada por el Observatorio Gemini en Chile, reveló que se rataba de un sistema binario de estrellas compuesto por dos enanas marrones. Créditos: NASA/JPL-Caltech/Gemini Observatory/AURA/NSF.

Ni rastro del "Planeta X"

Pero de entre todos los objetos que ha descubierto WISE, no ha aparecido el supuesto noveno planeta del Sistema Solar conocido comunmente como "Planeta X". Algunos investigadores teorizaron sobre la existencia de un gran planeta situado más allá de la órbita de Plutón. asignándole varios nombres como "Nemesis" o "Tyche", aunque parece ser que el más populoso es el de "Planeta X".

De hecho, su existencia es descartable ya que WISE cubrió todo el espectro infrarrojo en el entorno más cercano de nuestro Sistema Solar, no encontrando ningún objeto comparable a Saturno o superior en 10.000 unidades astronómicas. Tampoco encontró ningún objeto más grande que Júpiter en 26.000 UA, siendo 1 UA la distancia media de la Tierra al Sol, es decir, 150 millones de Km y 40 UA la que separa el Sol de Plutón.

Gráfica mostrando qué tipos de objetos puede detectar WISE en relación a su tamaño y distancia a la que se encuentran. Se basa en el principio de que los cuerpos con masas mayores son más brillantes y por lo tanto se pueden ver a distancias mayores. Créditos: Janella Williams/Penn State University.

"Probablemente el sistema solar exterior no contenga un planeta gigante de gas, o una pequeña estrella compañera", dijo Kevin Luhman del Center for Exoplanets and Habitable Worlds de la Penn State University (Pennsilvania, Estados Unidos), autor de un artículo publicado en la revista Astrophysical Journal donde se describen los resultados de los sondeos de WISE.

Especulaciones anteriores sobre este hipotético planeta se basa en estudios geológicos que sugerían una sincronización con la Tierra asociada a extinciones masivas. La idea era que un gran planeta o estrella pequeña escondida en los confines de nuestro Sistema Solar podría entrar en resonancia gravitatoria con la Tierra enviando cometas desde el exterior del Sistema Solar hasta nuestro planeta.

Los dos sondeos de WISE fueron capaces de encontrar objetos de los que nunca antes se había oído hablar, por lo que se piensa que otros muchos cuerpos del Sistema Solar están esperando ser descubiertos a medida que se vayan analizando los datos de los sondeos. "Creemos que hay más estrellas por encontrar con WISE", dijo Wright.
Los datos obtenidos a partir de los dos sondeos de WISE se publicaron el pasado 24 de febrero en el artículo "The AllWISE Motion Survey and the Quest for Cold Subdwarfs" de la revista Astrophysical Journal.

Los miembros del equipo que han llevado a cabo la investigación son J. Davy Kirkpatrick (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Adam Schneider (Department of Physics and Astronomy en la Universidad de Toledo en Ohio), Sergio Fajardo-Acosta (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Christopher R. Gelino (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech y NASA Exoplanet Science Institute en el Caltech), Gregory N. Mace (Department of Physics and Astronomy en la UCLA), Edward L. Wright (Department of Physics and Astronomy en la UCLA), Sarah E. Logsdon (Department of Physics and Astronomy en la UCLA), Ian S. McLean (Department of Physics and Astronomy en la UCLA), Michael C. Cushing (Department of Physics and Astronomy en la Universidad de Toledo en Ohio), Michael F. Skrutskie (Department of Astronomy en la Universidad de Virginia), Peter R. Eisenhardt (Jet Propulsion Laboratory en Pasadena), Daniel Stern (Jet Propulsion Laboratory en Pasadena), Mislav Baloković (Caltech), Adam J. Burgasser (Department of Physics en la Universidad de California en San Diego), Jacqueline K. Faherty (Department of Terrestrial Magnetism en el Carnegie Institution de Washington), George B. Lansbury (Department of Physics de la Universidad de Durham), J. A. Rich (Observatories of the Carnegie Institution de Washington), Nathalie Skrzypek (Astro Group del Imperial College London), John W. Fowler (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Roc M. Cutri (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Frank J. Masci (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Tim Conrow (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Carl J. Grillmair (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Howard L. McCallon (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech), Charles A. Beichman (Infrared Processing and Analysis Center en el Caltech y NASA Exoplanet Science Institute en el Caltech) y Kenneth A. Marsh (School of Physics and Astronomy de la Universidad de Cardiff).
Artículo científico relacionado: 

Referencias: 

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario