31 de julio de 2014

La privilegiada atalaya de Marte

El próximo 19 de octubre, Marte será testigo del paso cercano de un cometa, por lo que la NASA está tomando medidas para proteger sus orbitadores de Marte, pero al mismo tiempo está preparando sus equipos para tomar valiosos datos sobre el cometa en cuestión, llamado C/2013 A1 Siding Spring.

El núcleo del cometa se acercará a tan sólo 132.000 Km, esto es, casi la tercera parte de la distancia Tierra-Luna. Su velocidad tampoco te dejará indiferente: 56 Km/segundo, esto es, una vuelta a la Tierra en algo menos de 12 minutos. A esa velocidad, incluso partículas inferiores a 1 mm de tamaño podrían causar daños significativos en las sondas marcianas.

Imagen 1: Esquema representativo de las órbitas de Marte y el cometa Siding Spring. Créditos: NASA.

Los orbitadores

La NASA opera actualmente dos orbitadores en Marte, MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) y Mars Odyssey, y un tercero que va de camino, MAVEN (Mars Atmosphere and Volatile Evolution), que entrará en órbita marciana justo un mes antes del sobrevuelo del cometa. Los equipos que operan los orbitadores han realizado los cálculos oportunos para situar los orbitadores en el lado opuesto del planeta en el momento de máximo acercamiento del cometa.

Imagen 2: Representación artística de la sonda MRO. Créditos: NASA/JPL/Corby Waste.

"Tres equipos de expertos han caracterizado este cometa para la NASA y han proporcionado previsiones para su sobrevuelo en Marte", explica Rico Zurek, científico jefe del Mars Exploration Program del JPL (Jet Propulsion Laboratory) de la NASA en Pasadena (Estados Unidos). "El peligro no reside en el impacto del núcleo del cometa, sino en el rastro de escombros que deja tras él. Utilizando las restricciones proporcionadas por observaciones realizadas desde la Tierra, los resultados de los modelos indican que el riesgo no es tan grande como se había previsto. Marte se situará a la derecha del borde de la nube de escombros, por lo que quizás podría encontrarse con algunas de las partículas".

El día del acercamiento, y con datos de sobrevuelos de cuerpos con respecto a la Tierra, la menor distancia entre el núcleo del cometa Siding Spring y Marte será menor de la décima parte de la distancia de cualquier objeto natural conocico en un sobrevuelo a nuestro planeta. El período de mayor riesgo para los orbitadores espaciales en órbita comenzará unos 90 minutos más tarde del sobrevuelo y durará unos 20 minutos, que será cuando Marte esté más cerca del centro del tubo meteórico dejado por el cometa.

Maniobras preventivas

El MRO ya realizó una maniobra de ajuste de órbita el pasado 2 de julio como parte del proceso de reposicionamiento para el acercamiento del cometa; el próximo 27 de agosto está prevista una maniobra adicional. En el caso de Mars Odyssey todavía no ha realizado ninguna maniobra, pero sí que hay prevista una para el 5 de agosto.

Imagen 3: Representación artística de la sonda Mars Odyssey. Créditos: NASA/JPL/Corby Waste.

En el caso de MAVEN, el equipo que la opera tiene previsto realizar una maniobra preventiva el 9 de octubre, antes del entrar en fase científica a principios de noviembre.

El estudio

En los días anteriores y posteriores al sobrevuelo del del sobrevuelo del Siding Spring, la NASA va a estudiará el cometa tanto como pueda ya que estos acercamientos son poco habituales. Los investigadores planean utilizar varios instrumentos de los orbitadores para estudiar el núcleo, la coma y la cola, así como sus posibles efectos sobre la atmósfera marciana. Además, como este cometa nunca antes ha entrado en el Sistema Solar Interior, proporcionará nuevas pistas sobre los primeros días de nuestro Sistema Solar.

MAVEN estudiará los gases calentados por el Sol que salgan del núcleo del cometa. También buscará los posibles efectos que puedan ocurrir en la atmósfera superior del cometa a raíz del sobrevuelo del cometa y observará la interactuación del cometa con el viento solar.

Imagen 4: Representación artística de la sonda MAVEN. Créditos: NASA's Goddard Space Flight Center

Odyssey estudiará las propiedades térmicas y espectrales de la coma y cola del cometa. MRO analizará la atmósfera de Marte para detectar posibles aumentos de temperatura, formación de nubes y cambios en la densidad de electrones a altas altitudes. El equipo MRO también planea estudiar los gases de la coma del cometa. Junto con otras observaciones de MRO, el equipo anticipa que obtendrá detalladas imágenes del núcleo del cometa, revelando sus características de rotación y detalles en su superficie.

La atmósfera de Marte, a pesar de ser mucho más delgada que la de la Tierra, según la NASA es lo suficientemente espesa como para que este acercamiento no suponga ningún peligro para los rover Opportunity y Curiosity, incluso si las partículas de polvo del cometa chocan con la atmósfera y forman meteoros. Las cámaras de los rover se podrían utilizar para observar el cometa antes del sobrevuelo y para analizar visualmente la posible lluvia de meteoros mientras el tubo meteórico del Siding Spring está cerca del planeta.

Las observaciones proporcionadas desde la Tierra, tanto en superficie como por los telescopios espaciales, han proporcionado datos que ayudarán a modelar el cometa y hacer predicciones sobre cómo será ese sobrevuelo. Estos datos serán utilizados para las maniobras de protección. Los tres equipos que llevan a cabo las maniobras están encabezados por investigadores de la University of Maryland (Estados Unidos), el Planetary Science Institute en Tucson (Estados Unidos) y el JPL.

Sin duda Marte dispondrá de un lugar privilegiado para observar un cometa, y si su atmósfera fuera más densa, disfrutaría de una lluvia de estrellas que catalogarla de tormenta sería quedarse corto, ya que sería una auténtica explosión de meteoros.

Nota de prensa: 

Referencias:
MRO 

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario