25 de septiembre de 2014

No debe ser tan joven como parece

Durante décadas los astrónomos han estudiado la evolución de galaxias mejorando nuestro conocimiento de cómo las galaxias cambiar a lo largo de la historia del universo. Gran parte de este conocimiento lo hemos adquirido gracias al Hubble Space Telescope (NASA/ESA) que ha permitido a los astrónomos observar objetos situados a una gran distancia y por lo tanto, mirar atrás en el tiempo. 

Es muy valiosa la información que obtenemos al mirar hacia el pasado muy lejano para observar las galaxias más jóvenes, pero en ocasiones acarrea ciertos problemas. Todas las galaxias recién nacidas se encuentran muy alejdas de nosotros y se nos muestran muy pequeñas y débiles en las imágenes. Por el contrario, todas las galaxias cercanas a nosotros las vemos como más envejecidas.

¿Un buen candidato?

La galaxia DDO 68, capturada por el Hubble, fue un descubrimiento que la incluyó como una de las mejores candidatas a galaxia recién nacida en nuestro vecindario cósmico. La galaxia está situada a 39 millones de años luz y, aunque puede parecer una distancia enorme, es una distancia unas 50 veces menor de la que nos separa de otras galaxias similares ya que están situadas a varios miles de millones de años luz.

Imagen 1: Aspecto de la galaxia DDO 68 a ojos del Hubble. Créditos: NASA/ESA.

Estudiando galaxias de varias edades, los astrónomos han descubierto que la vida de una galaxia joven es muy distinta al de una galaxia de más edad. DDO 68 parece ser relativamente joven en su estructura, aspecto y composición. Sin embargo, sin una imagen más detallada los astrónomos no pueden asegurar esto y la galaxia podría ser más vieja de lo que parece.

Los elementos pesados

Las galaxias más ancianas ser más grandes gracias a colisiones y fusiones con otras galaxias y además están pobladas con una gran variedad de tipos de estrella, incluyendo antigas, jóvenes, grandes y pequeñas.Su composición química también es diferente. Las galaxias recién formadas tienen una composición rica en hidrógeno, helio y un poco de litio, es decir, los elementos existentes poco después del Big Bang. A lo largo que envejecen, las galaxias se van enriqueciendo con elementos más pesados forjados en el interior de las múltiples generaciones de estrellas que se van sucediendo.

Las observaciones del Hubble fueron encaminadas a estudiar las propiedades de la luz emitida por la galaxia DDO 68 y confirmar la no existencia de viejas estrellas en su interior. Si las hubiera, y parece ser que las hay, descartaría la hipótesis de que esté compuesta de estrellas jóvenes y habría que replantear el problema de su edad.

Imagen 1: Composición de imágenes tomadas por el instrumento Advanced Camera for Surveys del Telescopio Espacial Hubble en los siguientes filtros:
Banda Óptica (filtro H-Alpha: 658 nm)
Banda Infrarroja (filtro I: 814 nm)
Banda Óptica (filtro V: 606 nm)

Nota de prensa: 

Referencias:

Agradecimientos:
A. Aloisi (Space Telescope Science Institute)

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario