9 de junio de 2015

Vida en Marte: nuevo método de búsqueda

El orbitador MRO (Mars Reconnaissance Orbiter) ha detectado depósitos de vidrio dentro de cráteres de impacto en Marte. Estos depósitos han sido formados por el calor abrasador de un violento impacto. Pero esta combinación letal podría proporcionar una ventana a la posibilidad de detección de vida pasada en el planeta rojo.

¿Cómo se relacionan el calor abrasador y un violento impacto con la vida? El precedente es que en los últimos años, investigaciones han aportado evidencias sobre cómo la vida pasada se ha conservado en vidrios de impacto en nuestro planeta. Un estudio de 2014 dirigido por el científico Peter Schultz de la Universidad Brown (Estados Unidos) encontró moléculas orgánicas y materia vegetal sepultada en un vidrio formado por un impacto que tuvo lugar en Argentina hace millones de años.
Imagen 1: Recreación de un gran impacto meteorítico. Créditos: NASA.

El estudio se publicó en el artículo "Preserved flora and organics in impact melt breccias" (Geology, April 15, 2014, doi: 10.1130/G35343.1). A raíz de esto Schultz sugirió que procesos similares podrían preservar signos de vida en Marte si estaban presentes en el momento de un impacto.

Vidrios en Marte

Kevin Cannon y Jack Mustard, investigadores de la Universidad Brown que participaron en aquella investigación, han publicado detalles sobre datos de este tipo de vidrios, pero formados en Marte. "El trabajo realizado por Pete [Peter Schultz] nos mostró que los vidrios son potencialmente importantes para la conservación de firmas biológicas", explica Cannon. "Nadie había sido capaz de detectar estos vidrios en la superficie de Marte", añade.

Imagen 2: Alga Crater, un lugar en Marte donde se han encontrado vidrios de impacto. El color verde muestra la zonda de vidrios. Las zonas azules indican piroxenos y las rojas olivinos. Créditos: NASA/JPL-Caltech/JHUAPL/Univ. of Arizona.

Cannon y Mustard mostraron que en Marte existen grandes depósitos de vidrio bien conservados presentes en varios cráteres antiguos. No fue una tarea fácil identificarlos de forma remota. Para confirmar los minerales y los tipos de roca los científicos midieron los espectros de la luz reflejada por la superficie del planeta y uno de los inconvenientes fue que los vidrios de impacto no tienen una señal espectral particularmente fuerte. "Los vidrios tienden a ser espectralmente débiles, por lo que la firma del cristal tiende a estar enmascarada por trozos de roca mezclada con ellos, pero Kevin [Cannon] encontró una forma de aislar esta señal", explica Mustard.

El nuevo método

En el laboratorio, Cannon mezcló polvo de roca de una composición similar a las rocas marcianas y las calentó en un horno para crear un vidrio. A continuación, midió la señal espectral. Una vez que Mustard tuvo la señal de ese cristal de laboratorio, usó un algoritmo para detectar señales similares en los datos aportados por el instrumento CRISM (Compact Reconnaissance Imaging Spectrometer for Mars) a bordo de la MRO. Sabiendo que el vidrio de impacto puede preservar antiguas muestras de vida, unido a que ahora sabemos que existen esos mismos vidrios en la superficie de Marte, se abre una nueva estrategia en la búsqueda de vida pasada en nuestro planeta vecino.

"Los análisis sugieren que los depósitos de vidrio son características de impacto relativamente comunes en Marte", afirma Jim Green, director de la división de ciencias planetarias de la NASA. "Estas áreas podrían ser objetivos para la exploración futura", añade. De hecho, uno de los cráteres que contienen vidrio, llamado Hargraves, se encuentra cerca del canal de Nili Fossae, de unos 650 kilómetros de longitud.

Imagen 3: Detalle de una zona de Nili Fossae donde se aprecia la elipse de aterrizaje candidata para la misión Mars2020. Créditos: NASA.

Nili Fossae es una de las candidatas para lugar de aterrizaje de la misión Mars 2020, misión que almacenará muestras de suelo y roca para un posible regreso a la Tierra, por lo que ya era un lugar de interés debido a que la corteza en esta región se piensa que data de cuando Marte era un planeta mucho más húmedo. La región también está llena de lo que parecen ser antiguas fracturas hidrotermales, esto es, respiraderos que podrían haber proporcionado la energía en forma de calor para que la vida prosperase bajo la superficie.

Y ahora con este nuevo descubrimiento, la candidatura de Nili Fossae como lugar de aterrizaje de la Mars 2020 se ha visto reforzada.
Este trabajo de investigación ha sido publicado en la revista Geology bajo el título "Preserved glass-rich impactites on Mars", por Kevin M. Cannon (Department of Earth/Environmental and Planetary Sciences/Brown University, Estados Unidos) y John F. Mustard (Department of Earth/Environmental and Planetary Sciences/Brown University, Estados Unidos).
 Artículo científico:

Referencias:
--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

National Geographic Oferta

No hay comentarios:

Publicar un comentario