28 de septiembre de 2015

Agua líquida en Marte

Tal y como estaba previsto la NASA procedió con la rueda de prensa para anunciar ese gran hallazgo en la exploración del planeta Marte (literalmente, "major science finding from the agency's ongoing exploration of Mars"). Ya sabemos que la NASA tras estos grandes avisos, en ocasiones, ha habido grandes decepciones. Había cierto grado de temor. Pero también había esperanza, ya que entre los nombres de los ponentes estaba el de Lujendra Ojha (Georgia Institute of Technology), científico que se ha relacionado en los últimos meses con la investigación de posibles masas de agua en el planeta rojo. Por lo tanto, una cosa era cierta: la noticia iba a girar en torno al líquido elemento.

Imagen 1: Estas bandas oscuras de unos cientos de metros de longitud son las conocidas como RSL, en este caso en las paredes del cráter Garni. Créditos: NASA/JPL/Universidad de Arizona.

Para ponernos en contexto, recordemos que fue el propio Ojha el que descubrió los RSL (Recurring Slope Lineae), esto es, oscuras marcas alargadas que avanzaban por algunas laderas marcianas cuando las temperaturas subían como consecuencia directa de los cambios estacionales.

En el estudio donde Ojha anunciaba el descubrimiento de los RSL, sugería que el agua salada fluiría en determinadas estaciones (Ojha L. et al. 2014, Icarus, 231, 365-376) (Ojha, L. et al. 2013, GRL 40, 5621). De ello hablábamos en el blog en febrero de 2014, donde la formación de estos RSL apuntaba al agua salada ejercería de agente anticongelante, pero no quedó demostrado, y esa demostración parecía que iba a ser el tema central de la rueda de prensa.

Volvieron los RLS

Y efectivamente en la rueda de prensa los RLS salieron a relucir. Se habló de la presencia de sales hidratadas captadas por el instrumento CRISM (Compact Reconnaissance Imaging Spectrometer for Mars) a bordo del MRO, confirmando la presencia de los restos de agua salada en los RLS que hipotetizaban en 2014. "Tiene que haber un ciclo del agua en Marte", afirmó tajantemente Ojha.

Imagen 2: Varios RSL cuya longitud oscila entre 1 y 10 metros de ancho provocados por la acción del agua salada. En este caso están ubicados en el cráter de impacto Hellas. Créditos: NASA.

Siempre habíamos pensado que el agua se evaporaría en la superficie de Marte, sin embargo siempre nos imaginábamos agua dulce, o como mucho, agua muy ácida. Pero no agua salada. Y es que el agua salobre es mucho menos volátil ya que tiene el punto de congelación y la tasa de evaporación más bajos. Así pues, la labor de estas sales para con el agua es la de bajar su punto de congelación hasta 80K (-193º C) y la de reducir la tasa de evaporación en un orden de magnitud. Y es de esta forma como el agua puede quedar estable en la superficie de Marte.

Por tanto, y en resumen, se podría decir que se ha confirmado que el agua salada es la causante de los RLS, confirmando también que, en determinadas épocas estas aguas saladas fluyen por la superficie de Marte y a su paso crean estas formaciones.

Si os gustan los RSL y los marcianos, ¡no te olvides de votarme para los Premios Bitácoras 2015!

Votar en los Premios Bitacoras.com
Referencias:

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

National Geographic Oferta 

No hay comentarios:

Publicar un comentario