1 de octubre de 2014

Un CALIFA observando cientos de galaxias

Hablar de la historia de una galaxia nos hace plantearnos a cuánto equivalen los tiempos astronómicos, nunca mejor dicho, a los que se hace referencia. Y es que las galaxias son el resultado de un proceso evolutivo que dura del orden de miles de millones de años, pero su historia no es fácil de descifrar ya que para ello hay que abordarla desde distintos puntos de vista para analizar aspectos puntuales, y una vez obtenidos los datos, ponerlos en relación para obtener su historia de la manera más fidedigna posible.

El proyecto CALIFA (Calar Alto Legacy Integral Field spectroscopy Area survey) ha asumido la atractiva y complicada tarea de descodificar la histora de las galaxias en lo que se prevé será un viaje de arqueología galáctica observando en 3D un total de seiscientas galaxias. De esas 600, hoy se harán públicas un  total de 200, sumadas a otras 100 ya publicadas anteriormente.

"Los datos de las primeras cien galaxias que publicamos en noviembre de 2012 ya han superado las siete mil descargas y han producido una gran variedad de resultados, tanto dentro como fuera de la colaboración CALIFA", destaca Sebastián Sánchez, investigador que encabeza el proyecto. "Con más de treinta publicaciones científicas, más de cien presentaciones en congresos y cinco tesis defendidas, este proyecto es el más productivo de cuantos se han desarrollado en el observatorio de Calar Alto", añade.

Una alegría para Calar Alto

Es para estar orgulloso porque motivos no faltan. De hecho, esta emisión de datos supone un nuevo hito en el proyecto, que ya constituye un referente internacional en muestreos extragalácticos. Con este proyecto se ha alcanzado un nivel de detalle desconocido hasta ahora, además de aportar datos sobre la evolución de cada galaxia en el tiempo. Esto quiere decir que podemos saber cuándo y cuánto gas se convirtió en estrellas en cada etapa y cómo evolucionó cada región de la galaxia a lo largo de doce mil millones de años.

Imagen 1: Esquema que representa la cantidad de datos que se pueden producir con el proyecto CALIFA. Créditos: R. García-Benito, F. Rosales-Ortega, E. Pérez, C. J. Walcher, S. F. Sánchez, CALIFA Team.

Con los datos obtenidos, los investigadores han podido conocer la historia de la evolución galáctica centrándose en parámetros como masa, brillo y elementos químicos presentes, pudiendo comprobar de este modo que las galaxias más masivas crecen más rápido que las menores, pero además lo hacen desde dentro hacia afuera, creando por tanto las regiones centrales en sus fases más tempranas.

Datos, datos, datos
Gracias a CALIFA se ha podido analizar cómo se forman dentro de las galaxias elementos químicos fundamentales para la vida, como el carbono, el oxígeno o el nitrógeno; también se han estudiado los fenómenos que acompañan a los eventos de colisiones galácticas; incluso se ha observado la última generación de estrellas que se ha formado en una galaxia, todavía estando en su "nido de formación".

“CALIFA es un proyecto internacional que va a representar la referencia en su campo para la próxima década. Este legado se ofrece a la comunidad científica desde el observatorio de Calar Alto y muestra su enorme potencial para la investigación astrofísica de primer nivel”, apunta José Manuel Vílchez, investigador que participa en el proyecto.

De Andalucía al cielo

El proyecto CALIFA se ha gestado en el Instituto de Astrofísica de Andalucía (IAA-CSIC) y ha sido desarrollado en el Observatorio de Calar Alto. CALIFA es capaz de combinar las ventajas de las dos técnicas de observación empleadas hasta ahora: toma de imágenes para captar información estructural de la galaxia y espectroscopía para revelar las propiedades físico-químicas de la galaxia.

A través de la tecnología IFS (Integral Field Spectroscopy), CALIFA es capaz de tomar unos mil espectros por galaxia, permitiendo obtener una visión panorámica de las mismas. Esta tecnología ha convertido a CALIFA en el primer estudio IFS diseñado de manera explícita como un proyecto de tipo legado y cuando culmine, será el mayor estudio de este tipo que jamás se haya completado.

Gracias a la potencia del telescopio de 3,5 metros del observatorio de Calar Alto unida al gran campo de visión del espectrógrafo PMAS/PPAK se ha podido llevar a cabo este proyecto.
Ahora sólo falta completar las otras 300 galaxias y poder disfrutar de algo único.

Referencias:
- CALIFA 

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

No hay comentarios:

Publicar un comentario