9 de octubre de 2014

Un buen candidato


¡Habemus exo-Tierra habitable! Por fin ha llegado el momento y ha sido usando el Observatorio Espacial Kepler de la NASA. Con los datos obtenidos, un equipo de astrónomos ha descubierto el primer exoplaneta tipo-Tierra orbitando a una estrella en su zona habitable, esto es, en el rango donde por las temperaturas que existen se puede mantener el agua en estado líquido. El nombre del protagonista: Kepler-186f.

Los planetas que habían sido encontrados en la zona habitable eran como mínimo un 40% más grandes que la Tierra. Ahora, con Kepler-186f hemos encontrado uno similar al nuestro.

Imagen 1: Representación artística del exoplaneta Kepler-186f junto a sus cuatro compañeros, uno de ellos en tránsito con la estrella. Créditos: NASA Ames / SETI Institute / JPL-Caltech.

"El descubrimiento de Kepler-186f significa un paso en el camino de encontrar mundos como el nuestro", dice Paul Hertz, astrofísico de la NASA. "Con misiones futuras de la NASA, como la Transiting Exoplanet Survey Satellite y el James Webb Space Telescope descubriremos los exoplanetas rocosos más cercanos y determinaremos su composición y condiciones atmosféricas, continuando con la búsqueda por parte de la humanidad de mundos similares al nuestro", añade.

Aunque el tamaño de Kepler-186f es conocido, su masa y su composición todavía no. De todos modos, investigaciones previas sugerían que un planeta del tamaño de Kepler-186f debería ser rocoso.

El único con vida

"Tan solo conocemos un planeta donde existe la vida, la Tierra. Cuando buscamos vida fuera de nuestro sistema solar, nos centramos en encontrar planetas similares al nuestro", explica Elisa Quintana, investigadora en el SETI Institute del Ames Research Center de la NASA en Moffett Field (Estados Unidos) y autora del artículo de Science donde se explica la investigación. "Encontrar un planeta en la zona habitable que sea comparable en tamaño con la Tierra, es un gran paso adelante", añade.

El exoplaneta Kepler-186f orbita a la estrella Kepler-186, siendo este planeta el quinto descubierto del sistema. Dista de nosotros 500 años luz y se encuentra en la dirección a la constelación de Cygnus. La estrella madre entorno a la que orbitan estos cinco planetas tiene la mitad de masa que nuestro Sol y está clasificada como una estrella enana tipo M, conocida como enana roja, una clase de estrella muy abundante en nuestra galaxia.

Imagen 2: Comparación de los tránsitos obtenidos por Kepler de los exoplanetas del sistema Kepler-186. Créditos: Science / E.V. Quintana et al.

Un tipo candidato para la vida

"Las enanas M son estrellas muy numerosas", afirma Quintana. "Los primeros signos de vida en la galaxia podrían provenir de un planeta orbintando una estrella enana M", añade.

Kepler-186f orbita su estrella una vez cada 130 días y recibe la tercera parte de energía de la que recibimos nosotros del Sol, situándose en el borde exterior de la zona habitable. En la superficie de Kepler-186f, el brillo de su estrella al mediodía se parecería al del Sol cerca del atardecer visto desde nuestro planeta.

Imagen 3: Comparación a escala de las órbitas de los planetas alrededor del Sol y alrededor de la estrella Kepler-186. Créditos: NASA Ames / SETI.

"Aunque esté en la zona habitable no significa que el planeta esté habitado. La temperatura del planeta depende en gran medida del tipo de atmósfera que tenga", explica Thomas Barclay, investigador del Bay Area Environmental Research Institute y coautor del artículo. "Por sus propiedades, más que un hermano de la Tierra, podríamos hablar de Kepler-186f como un primo de nuestro planeta", añade.

Los cuatro acompañantes del este exoplaneta -Kepler-186b, c, d y e- orbitan a su estrella en 4, 7, 13 y 22 días, respectivamente, estando demasiado cercanos y calientes como para albergar vida tal y como la conocemos. Estos cuatro planetas, interiores a Kepler-186f, son al menos 1.5 veces más grandes que el nuestro.

Imagen 4: Comparativa de los planetas que componen la zona habitable del sistema solar, del sistema Kepler-186 y del sistema Gliese 581. Créditos: Science / E.V. Quintana et al.

Pensando en el siguiente paso

Los siguientes pasos en la búsqueda de vida fuera de nuestro planeta pasarán por buscar auténticos gemelos de la Tierra, esto es, mismo tamaño y orbitando en plena zona de habitabilidad de una estrella similar al Sol donde podamos medir su composición química.

El Observatorio Espacial Kepler ha medido simultáneamente el brillo de más de 150.000 estrellas en la primera misión de la NASA para detectar exoplanetas similares a la Tierra. Y de las 150.000, todavía quedan muchas por analizar...
El artículo científico ha sido publicado en la revista Science bajo el título "An Earth-sized Planet in the Habitable Zone of a Cool Star".

El equipo científico que ha llevado a cabo la investigación está formado por Elisa V. Quintana (SETI Institute, Estados Unidos; NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Thomas Barclay (NASA Ames Research Center, Estados Unidos; Bary Area Environmental Research Institute, Estados Unidos), Sean N. Raymond (Université de Bourdeaux, Francia; CNRS-Laboratoire d'Astrophysique de Bordeaux, Francia), Jason F. Rowe (SETI Institute, Estados Unidos; NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Emeline Bolmont (Université de Bourdeaux, Francia; CNRS-Laboratoire d'Astrophysique de Bordeaux, Francia), Douglas A. Caldwell (SETI Institute, Estados Unidos; NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Steve B. Howell (NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Stephen R. Kane (San Francisco State University, Estados Unidos), Daniel Huber (SETI Institute, Estados Unidos; NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Justin R. Crepp (University of Notre Dame, Estados Unidos), Jack J. Lissauer (NASA Ames Research Center, Estados Unidos), David R. Ciardi (NASA Exoplanet Science Institute, Estados Unidos), Jeffrey L. Coughlin (SETI Institute, Estados Unidos; NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Mark E. Everett (National Optical Astronomical Observatory, Estados Unidos), Christopher E. Henze (NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Elliott Horch (Southern Connecticut State University, Estados Unidos), Howard Isaacson (University of California, Estados Unidos), Eric B. Ford (Center for Exoplanets and Habitable Worlds, Estados Unidos; Pennsylvania State University, Estados Unidos), Fred C. Adams (Michigan Center for Theoretical Physics, Estados Unidos; University of Michigan, Estados Unidos), Martin Still (Bary Area Environmental Research Institute, Estados Unidos), Roger C. Hunter (NASA Ames Research Center, Estados Unidos), Billy Quarles (NASA Ames Research Center, Estados Unidos) y Franck Selsis (Université de Bourdeaux, Francia; CNRS-Laboratoire d'Astrophysique de Bordeaux, Francia).
Nota de prensa:

Artículo científico:

Referencias:
--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.

2 comentarios:

  1. Votado!
    Felicitaciones por tu buen trabajo. Interesantes entradas para los amantes de la Ciencia.
    Saludos.
    Ramón

    ResponderEliminar