2 de octubre de 2015

Os presento a Caronte

Un mundo aburrido. Eso es lo que muchos científicos esperaban encontrar en Caronte, satélite de Plutón. Sin embargo se han encontrado con un mundo de montañas, cañones, deslizamientos de tierra y mucho más. Ha pasado de aburrido a sorprendente en menos de tres meses.

Imagen 1: Caronte en una imagen en color mejorado en alta resolución captada por la sonda New Horizons (NASA) justo antes de máximo acercamiento el 14 de julio de 2015. Es una combinación de imágenes en azul, rojo e infrarro tomadas por el instrumento MVIC (Ralph/Multispectral Visual Imaging Camera). Créditos: NASA/JHUAPL/SwRI.

"Pensábamos que las posibilidades de observar algo interesante en el satélite eran pocas, por lo que no podemos estar más encantados con lo que hemos visto", afirma Ross Beyer, miembro del equipo de la sonda New Horizons (NASA).

El cañonazo

Las imágenes que, aunque fueron tomadas el 14 de julio, se recibieron el pasado 21 de septiembre y en ellas se revelaron detalles de un cinturón de fallas y un sistema de cañones situados al norte del ecuador del satélite donde destaca un gran cañón que se extiende a lo largo de 1.600 kilómetros. Si ese cañón estuviera en la misma escala en nuestro planeta, mediría casi 17.000 Km, esto es, la distancia que hay desde Madrid hasta Melbourne, en Australia.

Imagen 2: Detalle de Caronte donde se aprecia cómo los cráteres y las montañas de la parte superior desaparecen en el sistema de cañones para dar paso en la parte inferior a una gran llanura. Créditos: NASA/JHUAPL/SwRI.

Con lo observado, se deduce que Caronte tuvo una agitada actividad geológica. "Es como si la corteza de Caronte se hubiese roto", comenta John Spencer, del Southwest Research Institute en Boulder (Colorado).

El equipo de la sonda también ha descubierto que las llanuras al sur del cañón, llamadas Vulcan Planum, es una zona mucho más lisa que la situada al norte, indicando un claro rejuvenecimiento a gran escala. Una posible explicación para esas superficies tan llanas está en la actividad criomagmática, esto es, la expulsión de materiales fríos procedentes del interior del satélite.

"El equipo está discutiendo la posibilidad de que exista un océano de agua interno que al congelarse habría aumentado de volumen provocando las grietas que observamos y permitiendo el afloramiento de materiales", explica Paul Schenk, miembro del equipo de la sonda en el Lunar and Planetary Institute en Houston (Estados Unidos).

Imagen 3: Composición con las imágenes a escala en color mejorado de Plutón (abajo a la derecha) y Caronte (arriba a la izquierda). Tanto el color como el brillo se han procesado de manera similar para permitir una comparación directa de sus propiedades en superficie y resaltar la similitud entre los terrenos rojos del ecuador de Plutón y el polo norte de Caronte. En la imagen se pone de manifiesto las notables diferencias entre los dos cuerpos. Créditos: NASA/JHUAPL/SwRI.

Lo mejor está por llegar

Tan solo hemos visto la historia de Caronte muy por encima; las imágenes de mayor resolución del satélite están todavía por llegar. A lo largo de 2016 veremos con mucho más detalle el satélite y podremos apreciar la increíble historia de esta luna.

Si te gustan los cañones y las lunas de planetas enanos, ¡no te olvides de votarme para los Premios Bitácoras 2015!
Votar en los Premios Bitacoras.com
Referencias:

--
¿Te interesa? Sígueme también en Twitter.
National Geographic Oferta 

No hay comentarios:

Publicar un comentario